Quejar por quejarnos


Por: Yury Ramirez

El pasado domingo 29 de octubre, el Presidente Juan Manuel Santos, en compañía de algunos ministros, el Gobernador Jorge Emilio Rey Ángel, el Presidente de la Asamblea de Cundinamarca, Ricardo Porras, el diputado Gian Carlo Gerometta , el Representante a la Cámara Oscar Sánchez León, los Alcaldes de Sabana de Occidente entre otras personalidades anunció que lo recursos para el proyecto férreo Regiotram es una realidad, ya que están asegurados a través de los CONPES, en el cual los aportes de la Nación ascienden a $1,02 billones y los de la Gobernación de Cundinamarca a $480.000 millones, que equivale al 32%.

Celebró como cundinamarquesa que por fin existió la voluntad política tanto del Gobierno Nacional como el departamental, para que el tren ligero sea una realidad. Un proyecto que buscará mejorar la calidad de vida a través de la reducción de los tiempos en el desplazamiento y de otro lado disminuirá la contaminación, contribuyendo al medio ambiente.
Esta noticia a una gran mayoría nos llena de ilusión, sin embargo quiero hacer énfasis en los comentarios que encontré en las redes sociales que me llamaron mucho la atención, teniendo en cuenta que nos encontramos en la era de la postverdad, en la que definitivamente la información falsa es el pan de cada día.

En las redes sociales, (que ahora se convirtió en el lugar donde se puede expresar las opiniones sin restricción), encontraba comentarios desobligantes frente a las personas, y no frente a sus propuestas, sin encontrar un sustento real de las afirmaciones; así mismo, encontré comentarios como: “ya se van a robar la plata”, sin ni siquiera haber comenzado la obra, leía otro por ejemplo de “ojalá ese dinero no salga de nuestros impuestos” a lo que otro usuario le increpó: “obviamente lo deben sacar de los impuestos, ¿de dónde más?”, leía de otra parte, “¿Y qué va a pasar con los conductores de buses?, ¡ellos también tienen familia!”, otros decían claro: “¡más mermelada!, otro por el contrario increpaba: “¡eso es promesa electoral porque ya se acaba el Gobierno de Santos, y hasta ahora se acordaron de trabajar!”, y ¿será que este ciudadano cree que la estructuración del proyecto se hizo en un chasquido de dedos? otra desinformada dijo que: “¡valiente progreso iban a traer en unas locomotoras que eran de 1950!”, esta ciudadana seguramente le dio pereza abrir el link completo de la noticia para ver los render del regiotram.

Yo entiendo que los colombianos estamos hartos de la corrupción, que todos los días nos estamos enterando de escándalos de todos los niveles donde el erario público se dilapida, pero demos la oportunidad de ver lo bueno, de que por lo menos hay voluntad, recursos y disposición para mejorar un problema fundamental en sabana de occidente: la movilidad.

La cuestión no es quejar por quejarnos, la cuestión es que en este país tan polarizado, tengamos la capacidad de ver las buenas obras, las ganas de trabajar de personas que sí están comprometidas con el Departamento y la Nación, que independientemente de partidos, colores, ideologías están cambiando la manera de hacer política. Ojalá tengamos la posibilidad de ver las iniciativas que buscan modificar nuestras condiciones de vida para bien, y ojalá cuando le contemos a nuestros hijos que nos gastábamos casi tres horas en llegar al centro de Bogotá, para ellos, sólo sea una leyenda urbana.

0 Comments

Comentar

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password