Cambio Climático y su efecto en Cundinamarca

Por: Oscar Sánchez Cruz

Desde hace más de una década es de conocimiento público que las enormes debilidades de los planes de ordenamiento territorial (POT) de la mayoría de los municipios del Departamento de Cundinamarca en especial de los municipios de la Sabana de Bogotá, del desacertado tratamiento que reciben los temas ambientales y de riesgos son comunes en las administraciones locales ya que estos temas no son los primeros puntos en abordarse en las agendas administrativas y políticas, sumado a ello, prima el favoritismo en beneficio de los intereses privados de dueños u ocupantes de suelos urbanos y rurales, sin permitir una planeación y ejecución adecuada con relación a los estudios ambientales o de riesgo.

El principio de solución a estos problemas está vinculado ante todo con el nivel de conciencia y de cultura de las personas que toman las decisiones públicas, privados y de la ciudadanía en general.

Como lo expresó el ex Ministro de Ambiente Manuel Rodríguez, entre las acciones concretas más urgentes y obvias, a nivel urbano, está la reubicación de viviendas en alto riesgo no mitigable, municipios como Soacha, Girardot, Zipaquirá y Fusagasugá tienen esta tarea que por su magnitud solo se lograría en el mediano o largo plazo, pero que es urgente iniciar. Además, es necesario corregir carencias y déficits en los alcantarillados de aguas lluvias y corregir las vulnerabilidades de los acueductos existentes.

También es necesario considerar los riesgos ambientales que se originan por fuera del área urbana de los municipios de la gran mayoría del departamento, pero que pueden afectar de manera importante la vida en las ciudades. Entre ellos pueden mencionarse: la protección de las zonas productoras de agua, para evitar déficit en su suministro; la conservación de las comunicaciones terrestres y redes de servicios, para evitar el aislamiento en momentos de emergencia o desastre, que impidan el ingreso y salida de ayuda emergente y de productos de toda naturaleza; vigilar que la destrucción de zonas de amortiguación de crecientes, aguas arriba de los centros urbanos, no vaya a producir inundaciones; una atención e intervención mas adecuada al río Magdalena ya que es uno de los mayores productores de sedimentos en el mundo.
Es necesario reconocer que la causa fundamental de dichos problemas ha sido la acción humana y no seguir señalando al cambio climático como causa principal o única de problemas como los producidos en la pasada ola invernal, tal como lo ha hecho equivocadamente el Gobierno Nacional.

Julio Carrizosa decía recientemente: “Buena parte de los daños que han causado estos cambios (climáticos) se debe a errores humanos: ciudades construidas en las laderas de las cordilleras o sobre pantanos y humedales, bosques convertidos en potreros, cultivos en grandes pendientes y sin sombrío, ciénagas desecadas, concesiones mineras sin evaluación ni control, contaminación intensa de los ríos, etc. Esta situación no se puede mejorar con soluciones simples; la reconstrucción debería empezar por una rehabilitación ecológica del territorio”.

Frente a ello, el departamento necesita urgentemente retomar el camino de incorporar transversalmente la gestión ambiental y la prevención y mitigación de riesgos y desastres en todas las actividades del desarrollo público y privado. De hecho, así lo establecen las leyes pertinentes.

Es absolutamente necesario, después de cada desastre, investigar las causas de los daños producidos y de ahí establecer las responsabilidades a quienes hayan generado los riesgos.
El ordenamiento del uso del territorio, basado en la gestión ambiental y en la reducción de riesgos, es un instrumento indispensable para reducir los riesgos y adaptarnos al cambio climático. Para que esto se convierta en un instrumento eficaz, es indispensable prestar apoyo técnico masivo a la gran mayoría de municipios, por su escasa capacidad técnica en estos temas.
Por último, se requiere con urgencia establecer un programa permanente y sistemático de vigilancia, control y rendición de cuentas en el tema de riesgos y desastres.

0 Comments

Comentar

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password